“Rojo” de Benjamín Naishat. CineClub Chaplin. Cuenca.

Miércoles 13 de noviembre a partir de las 17:00 horas.

Sesión número 1637 en el Cineclub Chaplin de la capital conquense, el próximo miércoles 13 de noviembre, con la proyección de la película “Rojo” dirigida por Benjamín Naishat.

Localizada temporalmente en los meses previos al inicio de la feroz dictadura comandada en Argentina por el sátrapa Videla, concretamente en 1975, el año en que se promulgaron los llamados Decretos de aniquilamiento destinados a aplastar de raíz cualquier oposición. “Rojo”, tercer largometraje en solitario (tras “Historia del miedo” y “El movimiento”) del director y guionista bonaerense Benjamín Naishtat, viene a testimoniar la miseria moral que junto a la subterránea corriente de violencia que agitaba el país iban a posibilitar el golpe cívico militar que al año siguiente iba a producirse y sumiría a esta nación en una de las más oprobiosas etapas de su historia.

Y viene a hacerlo lo que convierte al film en especialmente interesante no mediante el despliegue de un amplio fresco histórico del momento sino a través del personalizado espejo de los comportamientos individuales en ese contexto de sus personajes, en especial el de su protagonista, el abogado espléndidamente encarnado por Darío Grandinetti, comportamientos no especialmente relevantes en ninguno de los casos para el desarrollo de cuanto colectivamente iba a suceder pero sí, cual quedó apuntado, más que significativos como ejemplos del ecosistema social que lo iba a propiciar. Un ecosistema de corrupción, saqueo, cobardía y complicidad generalizada y, al tiempo, hirviente de violencia, que, sin que el espectador probablemente se dé todavía demasiada cuenta de que eso es precisamente lo que se le está ya mostrando, vertebra y queda explícito en las dos secuencias iniciales de este thriller “cocinado a fuego lento” como con evidente acierto lo calificara Blai Morello en su crítica para Fotogramas. Un ecosistema que seguirá presente en todo su desarrollo a través no sólo de la conducta de sus personajes sino también en sus diálogos y en sus, tanto verbal como éticos, silencios y omisiones, que convierten al film en, también, una desasosegante, incluido su final, crónica social.

La película se llevó los premios al mejor director, al mejor actor (Grandinetti) y a la mejor fotografía en el Festival de San Sebastián del pasado año, pero ojo también, por cierto, a las interpretaciones, además de la de Grandinetti, de Alfredo Castro, en su creación del retorcido y un tanto mefistofélico detective que en su momento se cruzará en el devenir del protagonista, y de Andrea Frigerio en el papel de la esposa de éste, otro personaje especialmente diáfano, desde su aparente secundariedad, gracias en gran medida a su contenido buen hacer actoral, de la bipolar paranoia colectiva en que malvivía la sociedad argentina de esos días.

J.A.G.

Las sesiones del Cineclub Chaplin se celebran en Multicines Odeón Cuenca (Sala 5), todos los miércoles de la temporada, de octubre a junio, y están reservadas a socios del Cineclub, exclusivamente. Rogamos la máxima colaboración de todos los socios para evitar situaciones molestas.

Cada miércoles se ofrecen tres sesiones, que comenzarán puntualmente a las 17, 19,30 y 22 horas. Si la proyección incluye también un cortometraje las dos películas se ofrecen de manera ininterrumpida.

Para poder ver las proyecciones tienes que ser socio.

Información completa sobre el Cineclub Chaplin de Cuenca en:

www.chaplincineclub.wordpress.com

Multicines Odeón. Calle Tarancón, s/n, Cuenca.

Le informamos de que este sitio utilizamos cookies propias y de terceros para realizar medición de la navegación de los usuarios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Don`t copy text!