III Teatro Celta Nocturno. Garcinarro.

Sábado 24 de agosto.

El próximo sábado 24 de agosto se celebrará, la última de las tres representaciones teatrales nocturnas programadas, con motivo del «III Teatro Celta Nocturno» en el yacimiento de La Cava de Garcinarro organizado por la Asociación Cultural la Cava de Garcinarro. En esta nueva edición trabajarán más de 30 personas que darán vida a personajes tan variados como guerreros, curtidores, artesanos, herreros, pastores, druidas y brujas, junto al resto del equipo como son directores, guionistas, decoradores, iluminadores o diseñadores de vestuario, incluyendo como parte del atrezzo objetos reales de la Edad del Hierro y otros de simbología celta añadidos para la ocasión para poder trasladarnos a los orígenes de nuestra tierra y poder comprender mejor nuestro pasado para entender mejor nuestro presente.

El año pasado más de 700 personas asistieron a las jornadas, este año, con algunos cambios y alguna idea nueva la Asociación”, que trabajan intensamente durante todo el año, espera  que “La Cava” se convierta en un reclamo y referente turístico para Garcinarro y la comarca.

¡Un viaje en el tiempo en un entorno único!

El precio de las entradas es de 5 euros general y 3 euros para los socios.

El yacimiento “La Cava”

Miguel Ángel Valero, arqueólogo responsable de la excavación entre diciembre de 2013 y mayo de 2014, confirmó que el hallazgo «es tremendamente relevante por el estado de conservación de las estructuras y por el propio retallado de la roca. No tenemos nada parecido en zonas anejas». El paralelo más cercano está en la localidad soriana de Tiermes, indicó Valero.

El yacimiento, conocido como “La Cava», es un yacimiento multifásico que está ubicado en una zona crucial para el control visual y de vías de comunicación. Está localizado en lo alto de un cerro cuyo frente occidental resulta casi inaccesible. Se trata de un edificio monumental que sirvió de santuario de ofrendas y acumulación de alimentos durante diferentes épocas, desde el 500 a.C. hasta la época visigoda.

El carbono 14 ha revelado que el yacimiento tiene sus orígenes en los alrededores del año 500 antes de Cristo.

En un primer momento se documentó una ocupación de la Edad de Hierro, momento en el que se inició una excavación en la roca natural que descubrió tres estancias de morfología cuadrangular y amplias dimensiones, e intercomunicadas entre sí mediante un pasillo retallado en el farallón rocoso.

«Lo novedoso y espectacular es la monumentalidad del yacimiento», dice Valero, quien explica que hace 2.400 años la gente excavó este edificio singular. «Un santuario con varios elementos de ofrenda y acumulación de alimentos», dice el arqueólogo. La estancia está conservada en óptimas condiciones, gracias a la techumbre del edificio, probablemente de madera, que se cayó sobre el 350 a.C.

ÉPOCA VISIGODA

Valero revela que un siglo más tarde, cerca del año 600 de nuestra Era y en época visigoda, fue utilizado «como eremitorio. Un lugar de recogimiento de los eremitas, vinculados al monasterio servitano de Cañaveruelas que está muy cerca».

El equipo de excavación ha encontrado numerosos objetos de diversas épocas. Valero explica que hay objetos que no están enteros, «se han abandonado y lo que quedan son fragmentos. Hay fíbulas, elementos de adorno de época ibérica, muchísima cerámica y elementos de época visigoda.

La Cava de Garcinarro.

San Mateo 2019. Cuenca.

NATURAMA. 26º Feria de la Naturaleza. Cuenca.

Visitas al Yacimiento de la Villa Romana de Noheda, Cuenca.

Castillo de Belmonte.

Portada ociocuenca