Hamidou Keivin presenta el proyecto de Manos Unidas en Burkina Faso

El miembro de la Asociación por la Paz y la Solidaridad ha participado este martes en un encuentro con los estudiantes de la Facultad de Educación presentando mediante una exposición los resultados del proyecto escolar cofinanciado por la Diputación de Cuenca en Kangrin (Burkina Faso).

Hamidou Keivin, miembro de la Asociación por la Paz y la Solidaridad de Burkina Faso y socio local Manos Unidas, ha visitado La Facultad de Educación de Cuenca para compartir con los estudiantes de Tercer Curso de Educación Infantil el Programa Educativo Integral que se lleva a cabo en Kangrin. En este encuentro, también se inauguró una exposición que presenta tanto los resultados de este proyecto como las líneas maestras de los proyectos de colaboración de Manos Unidas alineados con los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas. Se trata de una exposición que tiene como objetivo difundir el trabajo de Manos Unidas, una organización que actualmente trabaja en más de 60 países con la misión de dar a conocer las carencias que hay en el mundo y  así, intentar  concienciar a la sociedad de los problemas que ocurren en otros lugares, llevando a cabo proyectos que garanticen una mejora en la vida de las personas y, sobretodo, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre los que se encuentran el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza (incluidas las personas con discapacidad o los niños en situación de vulnerabilidad), la adquisición de conocimientos para promover el desarrollo sostenible, y un aumento en el número de becas disponibles para los países en vía de desarrollo, entre otros objetivos. Pero para ello también es necesario financiación tanto particular como pública. Es por ello que la Delegación de Cuenca constituye un pilar fundamental en la financiación de estos  proyectos.

En este encuentro también participaron Encarnación Pérez, Delegada Diocesana de Manos Unidas en Cuenca; Fidele Pogda, coordinador de estudios y documentación de Manos Unidas, Mª Luz Alegría, Responsable de Proyectos de la Delegación de Cuenca, Julián Serrano, coordinador de movilidad de la Facultad de Educación, y José Antonio Montero, profesor de Didáctica de las Ciencias Sociales y la Cultura de la Facultad. Tras la presentación de la exposición, los profesores Hamidou Keivin y Fidele Pogda hablaron sobre la educación en África, para posteriormente centrarse en Burkina Faso, planteando las dificultades que afectan en lo económico, sanitario, y de género, entre muchos otros. “África es un continente inmensamente rico, pero uno de los más pobres del mundo por cuestiones políticas, climatológicas, entre otras muchas.” dice Keivin. Sin embargo, la Asociación por la Paz y la Solidaridad, con la colaboración de Manos Unidas, han puesto en marcha numerosos proyectos que permitan alcanzar el desarrollo integral y la regeneración educativa, mediante la creación de escuelas con infraestructuras sólidas que permitan eliminar las “escuelas choza”, la instauración de un profesorado lo suficientemente cualificado, e incluso la implantación de alternativas educativas para los adultos que les permita aprender y sentirse útiles.

La Asociación por la paz y la solidaridad, a la que pertenece Keivin, también lleva a cabo proyectos que plantean la educación como la verdadera respuesta  a esa necesidad de transformación, fundamentalmente económica, a través del aumento de la oferta y la calidad, y de un gobierno que posibilite y garantice el acceso a la educación como derecho de todo ciudadano. Sin embargo, estas medidas no son suficientes todavía; pues un total de 258 millones de niños de todo el mundo están sin escolarizar, y 773 millones de adultos no saben ni leer ni escribir, según indican las fuentes de UNICEF.

Los estudiantes de Educación Infantil también tuvieron la oportunidad de preguntar a los profesores invitados en relación a los métodos utilizados para la concienciación sobre la igualdad de género en cuanto a las familias, la evolución en la calidad de vida de las zonas a las que se han destinado algunos de estos proyectos, o la presencia de grupos armados en estas zonas,  Hamidou Keivin puso fin a la exposición  con una invitación a los estudiantes de la Facultad a salir de la pequeña escuela para llevar la educación a la universalidad, pues sostiene que ellos tienen la capacidad de moldear a los niños con unos valores humanos que nos lleve a la transformación de la sociedad.

Texto Andrea Molina – Fotos Zarina Khazhaeva

Le informamos de que este sitio utilizamos cookies propias y de terceros para realizar medición de la navegación de los usuarios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Don`t copy text!