Exposición de Santiago Torralba: Espacio Contiguo. Uno y mil rostros. Sala ACUA. Cuenca.

Del 9 de noviembre al 16 de diciembre.

La Sala de exposiciones ACUA, dependiente de la UCLM en Cuenca, inaugura el viernes 9 de noviembre a las 19:00 la exposición dedicada a Santiago Torralba. Espacio Contiguo. Uno y mil rostros.

Cualquier aproximación reflexiva (especulativa, al cabo) al más reciente trabajo de Santiago Torralba debe, por fuerza, atender a su accidentada relación con el mundo del arte. Por una parte, toca no olvidar su apego anterior a la pintura, en una suerte de nuevo expresionismo abstracto que abandona al considerar su falta de rentabilidad en el orden de lo simbólico y en lo tocante a su eficacia y pertenencia discursiva. De otra, cabría necesariamente que destacar su inmersión en el mundo de la gráfica, el diseño y el montaje de exposiciones, lo que le exige  otra mirada que, aunque con cierta distancia, termina por convertirle en una especie de co-creador activo en la dinámica estética de los otros. No siempre los datos biográficos ayudan a la crítica en la elaboración más o menos acertada de su exégesis; sin embargo, otras veces, esa información resulta, desde todo punto de vista, relevante.

Es precisamente de este último contexto desde donde afloran los elementos argumentales y los motivos (o desvíos) técnicos sobre los que se articula este nuevo repertorio de piezas. “Espaldas y caras”, es resultado, primero, de un accidente; segundo, de un ejercicio de integración, de manipulación, de mestizaje y de distorsión de la imagen que abraza el fragmento como una condición de sí, al tiempo que sustantiva la idea del espejismo y del engaño como premisas esenciales no solo del discurso del arte sino de la dramaturgia misma de la vida. La imagen, o mejor decir la automirada, en el espacio de esta nueva propuesta del artista, se convierte en el epicentro de una reflexión que afecta, de golpe, varios ámbitos del debate acontecido en las discusiones sobre el arte contemporáneo y los estudios culturales. Uno de estos ámbitos, para mi entre los más importantes, es la mirada crítica respectos de la crisis de la representación, la revalorización del fragmento y la consideración del error como un hecho que genera, en sí mismo, discurso estético.

Si un rasgo alcanza a definir este nuevo hacer de Santiago, ese es, sin duda alguna, la identidad distorsionada. Un buen amigo me comentaba que esta propuesta del artista, según su opinión, la que considero mucho en virtud de su complicidad y cercanía al artista (él también es artista), respondía a una cuestión muy personal que gira entorno a la idea de reconocimiento y de descubrimiento (suerte de desboblamiento) de un Santiago que explora nuevas maneras y busca con ansias su lugar. Sin embargo, y aunque mi amigo lleve razón en todo ello, creo que lo palmario y  evidente de esta interpretación podría reducir el alcance de esta obra a un contexto lectivo que sofocaría la activación de una amplia producción de sentidos. En efecto, estas obras seguramente remiten a ese Santiago que se mira una y otra vez organizando, desde la misma idea del fragmento que nos devuelven los espejos y los contratos que resultan de las relaciones sociales y personales, una noción más acabada de sí mimo. Todo ello es, antes y después, posible y pertinente. Pero yo – personalmente- me inclino más hacia un tipo de especulación culturológica en el que estas imágenes “falsas imágenes”, puedan ser leídas en su enfática y conflictiva relación con el mundo de la cultura y con los problemas y preocupaciones que, per se, dibujan un mapa discursivo autónomo.

Andrés Isaac Santana

Fuente: Centro de Iniciativas Culturales.

Horario:

Miércoles a viernes, de 16:30 a 19:30 h.

Sábado y domingo, de 10,30 a 14,00 h. y de 16:30 a 19:30 h.

 

Aula Cultural Universidad Abierta. ACUA. Calle Colmillo s/n. Cuenca

3ª Ruta del Pincho de Tortilla.

XIX Feria Regional de la Alimentación de CLM. Tarancón.

SEMANA DE CINE DE CUENCA